Junio de 2017

Queridas hermanas, queridos hermanos!

Por el enorme Misterio de la Providencia del Padre, me uno al Santo Pueblo de Dios que camina en la Iglesia de Mercede-Luján.

Entro en estrecha comunión con nuestro querido arzobispo Agustín, con mis hermanos sacerdotes, con los diáconos, con las religiosas y los religiosos, con todos los consagrados, con todos los creyentes en nuestro Amado Señor Jesucristo y en su Madre Santísima y de alguna manera también, con todas las personas que habitan nuestras ciudades. Muy especialmente deseo unirme a las personas más frágiles y pobres.

Mi corazón, mi mente, mi espíritu, mi pasión y voluntad ya van en camino con deseos de encontrarme fraternalmente con ustedes. Pronto seré entre ustedes uno más y si Dios quiere, hermano, padre y pastor.

Entre ustedes y con ustedes, comenzaré a escribir las primeras páginas de este nuevo capítulo del libro de mi vida, les pido que me ayuden. Récenle al Bueno de Dios y a nuestra Madre querida de Luján para que mi corazón no deje de dilatarse y llenarse de Su Gracia, y también ensénenme con paciencia y con fuerza a ser obispo. Se los pido de todo corazón.

Sin conocer sus rostros pero imaginándome el rostro de nuestra Iglesia Diocesana, desde ahora, rezo por ustedes con mi oración pobre pero perseverante.

Les mando  a cada una y a cada uno mi bendición y un fuerte abrazo!

Padre Obispo Jorge Eduardo

Fecha junio - 7 - 2017