José Gabriel del Rosario Brochero, más conocido como el Cura Brochero, será canonizado el 16 de octubre en el Vaticano, en el marco de una ceremonia que presidirá el papa Francisco.
Francisco hizo el anuncio esta mañana durante el consistorio de cardenales que se realiza en el Vaticano, en el que también informó que el 4 de septiembre será canonizada la Madre Teresa de Calcuta, fundadora de las Hermanas de la Caridad.
Junto con Brochero será canonizaco también José Sánchez del Río, joven mártir mexicano.

Canonización del Cura Brochero y Beatificación de Mamá AntulaLa Conferencia Episcopal Argentina expresa su alegría por el doble don del Espíritu Santo que este año se manifiesta de modo particular cuando la Iglesia nos confirma la beatificación de la venerable María Antonia de San José (Mama Antula) y la canonización del Beato José Gabriel del Rosario Brochero (Cura Brochero). Las mismas se realizarán respectivamente el 27 de agosto en Santiago del Estero y el 16 de octubre en la Plaza San Pedro en Roma.

Mamá Antula consagró sus días a divulgar los ejercicios espirituales de San Ignacio de Loyola. Fiel discípula de los padres jesuitas expulsados de nuestro país en 1767, asumió la vocación de peregrinar por nuestra tierra organizando los grupos de ejercitantes hasta llegar a Buenos Aires, donde, después de padecer adversidad e incomprensión, gracias a su fortaleza de espíritu, levantó la Santa Casa de Ejercicios que hasta el día de hoy en forma ininterrumpida presta un servicio evangelizador a miles de bautizados, facilitando el encuentro con Jesús en la oración y el silencio.
El Cura Brochero, esclarecido por su celo misionero, su predicación evangélica y su vida pobre y entregada, es modelo para todos. Preocupado por el bien común y el bienestar de su pueblo acometió con innumerables obras materiales trabajando codo a codo con sus paisanos. Durante más de una década organizó contingentes de ejercitantes –varones y mujeres- emprendiendo el largo camino de las Altas Cumbres para llevarlos a la Casa de Ejercicios de Córdoba. Para él evangelización y promoción humana eran caras de una misma realidad. También hoy en Villa Cura Brochero el monumento pastoral a su obra es la Casa de Ejercicios Espirituales, que construyó con ingente esfuerzo y la colaboración de todos.
Ambos, con un solícito amor a los pobres y un incansable entusiasmo por instruir a niños y niñas en la catequesis, con austeridad de medios y de vida, y como audaces peregrinos de los caminos del Evangelio, son una imagen viva de lo que hoy el Papa Francisco nos invita como Iglesia en salida.

173° Comisión Permanente
Conferencia Episcopal Argentina
15 de marzo de 2016

Fecha marzo - 15 - 2016